fincas

La propiedad territorial en estos valles de la montaña burgalesa ha estado durante siglos muy fragmentada. Cada propietario tenía un gran número de pequeñas fincas repartidas por el entorno de su pueblo.

Todos los pueblos tenían montes comunales para la explotación forestal y para pastos del ganado, y a veces “propios” en los que trabajaban todos los vecinos.

Como consecuencia de la emigración hacia las ciudades durante los años centrales del pasado siglo XX las fincas fueron abandonadas y los herederos de sus antiguos propietarios en la mayoría de los casos desconocen cuáles son éstas. Si a esto se añade que lo más habitual es que todos estas fincas, a pesar de encontrarse inscritas en el Catastro y de pagarse la contribución catastral por ellas, no suelen estar registradas en el Registro de la Propiedad, el resultado es que es muy sencillo hacerse con ellas sin necesidad de comprárselas a sus propietarios. Un sencillo proceso de inmatriculación judicial de fincas puede hacer que algún “listillo” se convierta en propietario de grandes extensiones de terreno.

En la actualidad, el propietario de la mayor parte de las fincas de estos pueblos tiene alquiladas al ayuntamiento algunas fincas que todavía permanecen dentro del patrimonio municipal.

Fincas del patrimonio municipal alquiladas:

Polígono 14 – parcela 10

Polígono 14 – parcela 22

Polígono 15 – parcela 209

¿DÓNDE ESTÁN LOS QUE FUERON TERRENOS COMUNALES DE FUENTE HUMORERA?

Los bienes comunales, al igual que los caminos públicos, son bienes protegidos por un especial régimen jurídico inspirado en los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad, por lo que no pueden ser objeto de transacciones de compraventa. La Constitución Española dedica un artículo a proteger este tipo de bienes:

Artículo 132.

1. La ley regulará el régimen jurídico de los bienes de dominio público y de los comunales, inspirándose en los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad, así como su desafectación.

Sin embargo algo pasó con los comunales de Fuente Humorera y Rioseco, porque hoy han desaparecido. ¿Qué ha ocurrido con los comunales de Fuente Humorera y Rioseco? ¿Cómo puede ser que un particular los tenga actualmente registrados a su nombre?

En los planos catastrales antiguos aparece el conjunto urbano de Fuente Humorera, formado por tres grupos de casas y la iglesia, dentro de la parcela número 51. Hoy en día esta parcela, junto con muchísimas otras parcelas, constituye una parcela rústica, la parcela 6 del polígono 18. No se ha encontrado ninguna documentación que haga referencia a la desafectación de la antigua parcela 51 del polígono 18.

La fiebre desamortizadora del siglo XIX llegó en muchos lugares hasta los comunales de los pueblos que fueron puestos en venta y privatizados. En el Valle de Manzanedo no ocurrió así y los comunales han continuado hasta nuestros días como bienes demaniales y por tanto para uso de los vecinos de nuestros pueblos. Los comunales de Fuente Humorera seguían siendo comunales a mediados del siglo XX y por tanto es muy probable que hayan sido usurpados fraudulentamente pues no ha habido leyes desamortizadoras de bienes públicos desde hace más de cien años y las leyes vigentes en la segunda mitad del siglo XX impiden la venta de estas tierras.

¿Cuál fue el proceso que se siguió para poder agrupar en una sola parcela rústica los comunales de Fuente Humorera, la zona urbana de Fuente Humorera que incluye el edificio de la iglesia, y el más de un centenar de fincas que pertenecieron a diferentes propietarios?

Sería muy interesante investigar estas formas de apropiación de la tierra y descubrir quiénes están implicados en las mismas.

Parcela 6 que incluye iglesia, casco urbano y comunales antiguos

Mapa antiguo: Comunales y zona urbana de Fuente Humorera

JUEGO DE BOLOS DE RIOSECO

En la parcela 14 del polígono 20 (Rioseco), perteneciente al patrimonio municipal, se encontraba antiguamente el Juego de Bolos de Rioseco. Todos los pueblos del Valle de Manzanedo tuvieron su Juego de Bolos. La modalidad practicada en casi todos los pueblos era la llamada de “tres tablones”. En los pueblos situados peñas arriba del Ebro, que anteriormente habían pertenecido a Arreba, se practicaba otra modalidad de juego como todavía se puede comprobar en los Juegos de Bolos de Población de Arreba y de Crespos.

Por un Acta del Pleno de la Diputación Provincial de Burgos del tres de noviembre de 2006, podemos saber que el Ayuntamiento del Valle de Manzanedo inició un expediente para la enajenación de esta parcela. No sabemos si finalmente se vendió, en qué condiciones, a quién y para qué…

Información catastral de la parcela 14 del polígono 20

Acta del Pleno de la Diputación de Burgos (3/11/2006)

OTRAS FINCAS DUDOSAS:

Grandes fincas de monte en los polígonos 18 y 19 que no se sabe en qué situación están:

Polígono 18 – parcela 4

Polígono 19 – parcela 135

Anuncios